iPhone 7, lo nuevo de Apple. Mas potencia

iPhone 7, lo nuevo de Apple. Mas potencia

Un año más Apple ha apostado por la dupla en sus smartphones y ha repetido los tamaños cuyas estirpes iniciase en 2014 con la salida de los iPhone 6 y 6 Plus, aunque la diferencia no está sólo en el tamaño y parece cada vez mayor. En esta ocasión tenemos un iPhone 7 Plus con doble cámara y un iPhone 7 que mantiene la unidad y una diagonal por debajo de 5 pulgadas que cada vez vemos menos. ¿Cómo se porta este nuevo iPhone 7? Lo analizamos a fondo.

Con respecto al anterior modelo tenemos por un lado la mejoras habituales (potencia, cámara, etc.), y por otro lado la irónicamente ruidosa eliminación del jack de 3,5 milímetros. En este pequeño Apple ha sido algo más conservadora dejando los 2 GB de RAM que sí han sido 3 GB en el caso de su hermano mayor, pero algo que ambos han incorporado de novedoso con respecto al anterior es un nuevo Taptic Engine que a su vez hace nuevo al botón Home, aunque sea igual en apariencia.

Diseño y construcción: la quebradiza seducción azabache
Hemos visto cuatro diseños distintos en perspectiva desde el primer iPhone, pero Apple es más bien continuista al mantener cada uno de ellos durante dos o tres modelos (es decir, cambiarlo cada dos o tres años). En esta ocasión el iPhone 7 mantiene dimensiones y construcción no sólo del iPhone 6s, también del iPhone 6, si bien hay ligerísimos cambios de diseño que además dependen en parte de los colores, los cuales sí tocaba variar.
Habrá a quien esto le parezca algo más o menos banal, pero los colores y/o acabados de los iPhone suelen ser bastante comentados y un punto importante en la decisión de compra. En esta ocasión se mantienen los colores del 6s, pero cambiando el gris plomo (space grey) por la vuelta al negro en dos variedades, Jet Black y mate, el cual no veíamos desde el iPhone 5.
En el iPhone 5, de hecho, se dieron casos de que este tono negro era más susceptible a dañarse y de hecho algunos salían ya con pequeñas picadas (ínfimas), que ofrecían cambiar en el momento de compra. El déjà vu llega en esta edición con el color Jet Black, dado que se está viendo que parece más susceptible a arañarse y Apple lo advierte en la propia web (y que sin embargo arrasó en ventas y reservas). En nuestro caso era el modelo negro mate, que aparentemente parece algo más resistente que éste. Eso sí, tiene un acabado distinto a los previos y resbala bastante, y por muy agradable que sea el tacto y bonito el aspecto no habría que rechazar una funda de buenas a primeras.

Así, tenemos de nuevo los bordes en semiesfera perfecta desde cristal hasta parte trasera, la cual se mantiene plana con el logotipo en metalizado y distinta textura (metalizado pero más atrapa-huellas, como es tradición). Quizás lo llamativo en este apartado es una de las novedades que más ha dado que hablar, aunque no precisamente por lo que significa a nivel de aspecto, pero lo cierto es que ahora el borde inferior también es simétrico en su eje por la ausencia del jack de audio.

Como decíamos, variaciones en el diseño hay pocas y ligeras. Concretamente cuatro (y una invisible): las famosas bandas cambian sutilmente para ocupar sólo el borde, de forma que en los negros y el gris son casi imperceptibles (en el rosa y el dorado siguen destacando al ser blancas). Los botones de volumen y encendido son ligeramente más planos y el Home no se hunde (como el trackpad de los nuevos MacBook), si bien esto a nivel visual no difiere de los anteriores desde el iPhone 5s (el primero en incorporar TouchID).

¿Compensa llevar la simetría histórica de Apple hasta el último término? Sí y no. Lo que la favorece o no al final acaba siendo la disposición de los elementos que median la experiencia de uso, como el estoico botón Home o el jack de audio. Si algo se ha perpetrado en los iPhones es un frontal desaprovechado en pro de salvaguardar esta simetría, manteniendo el botón Home ahí en todas sus formas y siendo el borde superior del frontal parejo con el inferior. En este caso tenemos un 65,5% de aprovechamiento del frontal, quedando incluso por debajo de los Sony, como el Xperia XA (con un 71,8%).
¿Y la delgadez, compensa? Sin ser el más delgado del mercado con sus 7,1 milímetros, ésta es una de las características que más influye en el agarre. Cierto es que quienes optamos por estos tamaños por tener manos pequeñas agradecemos estas dimensiones y, sobre todo, la curvatura. Pero lo cierto es que, anticipándonos un poco en el análisis, probablemente no haría ningún mal aumentar un milímetro para evitar el saliente de la cámara y quién sabe si ganar unos pocos miliamperios más, algo que no les sobra a los terminales "sin Plus" de Apple.

Fuente : Xataka


Compartir:


Artículos Relacionados

Comenta con facebook

0 Comentarios